BLANES y la PINTURA GAUCHESCA
 
 

El gaucho posa para el pintor mostrando su fortaleza física distendida, sugirinedo ademanes lentos y resaltando la brillante sutileza decorativa de sus "prendas". Es en suma una evocación humana congelada en el tiempo y por eso mismo con cierto grado de "universalidad", señalada y elogiada en su momento por la crítica. El gaucho ya no ea el prototipo heroico de la gesta emancipadora, pero tampoco el desplazado social de ese momento. Se trata de un discurso pictórico de costumbres, donde el personaje es representado fielmente en sus aspectos físico-descriptivos, pero idealizado a través de su asepsia histórica, descaracterizado en su drama social real.

 
 
 
 
 

 

 

Derechos reservados Cristina Zárate - 2004 -San José de Mayo - Uruguay - czarate@anep.edu.uy
Sitio optimizado para resolución 1024x768
Última actualización: Mayo'2006